top 3 (good) real jobs

22 Sep

¿han visto alta fidelidad? (o la han leído?) el protagonista y sus amigos raros paran haciendo listas de las mejores canciones para diferentes situaciones. en una escena, hace una lista de sus trabajos ideales. casi todos son anacrónicos:

Top 5 Dream Jobs

  1. Journalist for Rolling Stone magazine, 1976 to 1979
  2. Producer, Atlantic Records, 1964 to 1971
  3. Any kind of musician, besides classical or rap
  4. Film director, any kind except German or silent
  5. Architect

al final, su ex le hace ver que su trabajo actual también puede ser un trabajo soñado: dueño de una tienda de discos (y de vinilo encima). yo también tenía una lista parecida:

  1. tener mi stand en galerías brasil (pero solo de cds originales!)
  2. tener mi puestito de condimentos en el mercado (pero en una parte bien alejada de la sección cadáveres)
  3. ser editora y/o redactora de una revista bacán y/o escribir reseñas de discos para alguna revista
  4. ser locutora de un programa de música paja (a lo bianca en radio miraflores hace 15 años)
  5. no trabajar y poder cocinar rico, dormir, leer novelas, ir al cine, ver tele, jugar con los gatos, etc, etc.

pero pronto me di cuenta que así como los trabajos ideales de rob gordon son imposibles ya sea por cuestiones de tiempo o de talento/preparación, los míos igualmente: no tengo ninguna conexión con los circuitos musicales para poder conseguir discos pajas para vender o para meterme en la radio (además, ya no existe ninguna radio paja!), escribo hasta las huevas y no estudié periodismo y ni siquiera intenté meterme a la prensa, soy demasiado sociópata como para interactuar con la gente en relación vendedor-comprador, y además, hablando en serio, tener mi puestito en el mercado sería bien rochoso, jajaja… y el número 5: pucha, a menos que consiga esposo rico es el más imposible de todos (y conseguir un esposo rico es muy pero muy difícil, tan difícil como conocer a alguien medianamente interesante).

sin embargo, estos son los sueños de cuando tenía 17 años y menos. no creo tener sueños ahora, aunque sí planes. después de los 17 además pasó algo que cambió muchísimo mi perspectiva tanto de la vida como de mi vida: el activismo por los derechos animales. aun así me costó mucho tiempo siquiera pensar que ese también podría ser un trabajo soñado. así que ahora esta es mi lista no necesariamente de top 5 dream jobs (ni son 5!), pero sí al menos de trabajos que no odiaría y que incluso disfrutaría (parece un oxímoron no?)

  1. activista pero en serio (dirigir una buena organización, con campañas continuas, investigaciones, prensa, etc, etc)
  2. trabajo académico: enseñar cursos interesantes, publicar un paper de vez en cuando, y tener cierta influencia en ese medio como para meter la idea de los animales.
  3. consultora en una ong caviar, jeje. pagan bien, es un trabajo cool, y puedes aportar en algo, supongo que en mi caso, serían temas de educación relacionados con las lenguas.

siguen siendo trabajos soñados de alguna forma. las cosas pueden salir muy mal, y podría terminar siendo:

  1. activista a medias, sin haber formado un movimiento interesante y sólido, o sea, más o menos seguir como hasta ahora.
  2. enseñar en la upc o en mil sitios huevada y media (léase: redacción), y no volver a pensar en lingüística nunca más.
  3. cachuelitos misios de corrección de exámenes, transcripciones, etc (NOOOOOOOOOOOOO!)

la opción 2 es la que menos me asusta. si pagan bien y no me quita todo el tiempo, pues normal la asumo. de hecho, creo que muchas veces ese es el trabajo soñado: algo que te ocupe solo 8 horas máximo (o menos), que paguen decentemente, y apenas termine la jornada, no tengas que pensar en eso, y puedas dedicarte a lo que quieras. hace un tiempo leí en una revista en el gimnasio, un artículo sobre eso. una chica contaba que siempre quiso escribir, y al terminar la carrera, encontró un trabajo de profesora de creative writing en un college. el problema es que le tomaba todo el tiempo, la estresaba, y lo peor, no podía escribir. decidió dejarlo y aceptó un trabajo de vendedora en un co-op (son sitios pajas: venden cosas orgánicas, veggies, etc.) no le pagaban mucho pero era un trabajo super relax, y lo mejor de todo, tenía tiempo para escribir. lo triste es que sus ex-colegas la miraban con pena pensando que había arruinado su vida.

ahora, la opción 3 sí es de terror: ni pagan tan bien y el trabajo sí es agotador. y la opción 1 sería frustante, porque en verdad si hay algo que me interesa o sobre el cual realmente tengo planes en serio es eso. y no tanto para mi satisfacción personal, sino porque sí es importante para los animales. por lo cual, hay que hacerlo y bien. lo bueno es que no es ni tan difícil ni imposible. solo que hay que trabajar bastante y otra de mis limitaciones (además de la falta de talento en muchas cosas) es que la flojera me gana y me gana.

como decía pavese lavorare stanca. ni modo. sería una suerte que mi lista de trabajos (actualizada) funcione. pero si hay algo que sí tengo (a pesar que no parece ) es suerte. en serio.

comenten sus trabajos soñados u odiados!!

pd. les dejo con una escenita de la película que podría servir muy bien para una clase de lingüística: hay toneladas de artículos sobre el significado de “yet” y además te muestra como los informantes pueden ser tan pesados!!! por cierto, jack black y john cusack son de mis favoritos.

Anuncios

nébula en brooklyn

14 Sep

a pesar de toda mi flojera usual, el sábado, me levanté temprano, fui al gym, cociné, leí un poco (lecturas del único curso que llevo, que está bien paja), y ya pues, decidí cambiarme, pintarme un poco, y latear hasta la estación.chapé mi tren a nueva york. el camino no estuvo mal porque me la pasé leyendo The Blank Slate (de Steven Pinker, un MUST total para todo el mundo). al llegar a penn station, tuve aún que caminar hasta una estación del subway para tomar la N. de ahí, me bajé en union square, para tomar la línea L que te lleva hasta brooklyn. se suponía que luego de cuatro estaciones, me bajaba en lorimer st para tomar la G que me dejaría exactamente a media cuadra del bar blackout, donde sería la fiesta. pero como siempre tengo mala suerte (o una nubecita negra permanente) apenas bajé, vi un letrero que decía “no G trains, take shuttle”. así que eso hice, pero creo que tomé el shuttle de la dirección contraria y el chofer estaba más perdido que yo. lo bueno es que otra tía también iba a la misma estación que yo y estaba igual de perdida (pero al menos tenía a alguien con quien caminar). ya era de noche (8.30 pm), así que lateamos un montón. como llegué igual un poco temprano, me fui a un starbucks que había justo al lado del bar (ja! tenía que ser pues). bien cool el starbucks ese, me tomé mi soy latte (:)), y me puse a terminar mi lectura del curso hasta que dieron las 10.15 pm.

salí, y entré al bar. no había ningún tipo de seguridad ni nada, así que no me pidieron documentos. poquísima gente, y bien oscuro. pero de fondo sonaba indochine. había una pantalla además. me senté en el bar, pedí una cerveza para pasar piola, y me di cuenta que si bien el bar era grande, no había nada que pareciera que ahí se pudiera bailar. en una esquina, había dos chicos poniendo música y una chica conversando con ellos. me acerqué para preguntar por el DJ que sabía que era peruano (me enteré de la fiesta porque un amigo en común estaba taggeando en el flyer). resultaron todos muy buena gentes, bailé casi imperceptiblemente en mi sitio. me dijeron que por lo general había baile pero más tarde cuando llegara más gente. de pronto, me sentí ya no en nébula sino en la nueva helden del jr. chota: apareció una pareja recontra gótica! pero súper buena onda (buena(s) ondas?). luego llegó el guitarrista de una banda de new wave de brooklyn (“blacklist”, supuestamente parte del “post punk revival” de esta década). y aunque la estaba pasando muy bien, súper cómoda con gente que por primera vez en mi vida conocía (yo que soy sociópata), no dejaba de mirar mi reloj, porque sabía que pronto tenía que ir quitándome. pedí una canción de new order antes de irme. bailé otra vez sobre mi sitio casi imperceptiblemente. me despedí y salí.

era medianoche. caminé hasta donde tenía que pasar la shuttle y nada. nada de nada. tomé un taxi hasta bedford station para coger la L. tenía un poco de miedo, pero había bastante gente en el subway. de ahí hasta 8av. y de ahí la línea azul hasta penn station. llegué 20 min antes de que saliera el penúltimo tren (12.40pm). me moría de hambre. solo estaba abierto un KFC (no me maten!), pedí french fries (pero eran una versión gigante, así que solo comí unas cuentas papitas, ah). me atendió una chica de bangladesh que no sabia donde estaba perú (estuve extrañamente sociable esa noche). aun tenía temor de que cancelaran el tren (ya me ha pasado, mi nubecita negra tiene experiencia). pero no, anunciaron el track. subí a seguir leyendo The Blank Slate (lo repito, es un MUST).

cuando llegué a new brunswick, me di cuenta que tenía más miedo ahí que en nyc. había un montón de undergrads borrachos. caminé con cuidado hasta mi casa. llegué a eso de las 2 am. pensé por un momento que mucho más tiempo había pasado viajando que en el bar. pero qué importa. la pasé bien. la próxima he decidido quedarme hasta el final, y tomar el primer tren (el de las 5am). luego vi las fotos del evento y sí hubo baile!! en resumen, para mí, no fue completamente nébula ya que no bailé, pero era un lugar más bonito y con mejor música. y gente mucho más buena onda aun (en neb. he renegado muchísimo las últimas veces que he ido, como dice galletín ,”bien bagre”). igual, es raro que tenga que viajar tanto para disfrutar música paja. por eso me gustan las ciudades, no importa donde sea, si nyc o lima o dacca, de seguro habrá algún bar que pasará new wave.

bailando

8 Sep

bailar es un placer, solo si es con música que te gusta. sí, ya sé que todo el mundo por lo general baila de todo, pero creo que en esas situaciones la música es lo de menos.

pero bailar sola una canción que te encanta, con suficiente espacio para moverte y con ventilación adecuada (nada de esos huecos donde uno está muriéndose de calor) pues no tiene precio (literalmente! es posible bailar gratis en lima).

lo de bailar en pareja siempre me ha traído sin cuidado, de hecho, creo que a todos los que nos gusta bailar por la música misma, la pareja o sobra o estorba.

puede haber una situación intermedia: la música es buena, aunque no tu favorita, te pone algo (a mí me pasa por lo general con las que son más tecnho, más de discotecas), y entonces, si bien disfrutas bailar por la música, tienes la posibilidad de incluir a alguien.

por eso, cada vez que veo esta escena (de una bellísima película) en la que mi adorado joaquin phoenix baila con una de sus two lovers a ritmo de una versión fuerte de i love to move in here, de moby, no dejo de pensar que sí, me encantaría bailar esta canción, pero con alguien. sola sería un poco loser, ja!

vean la escena y díganme si es que no se derriten al ver bailar a joaquin.

por cierto, este sábado, por primera vez iré a bailar en nyc! ya sé que he desperdiciado tres años tontamente. en fin, iré a una fiesta post punk/new wave (yay!!), ya les cuento qué tan diferente es a las de lima.

raritan blues

5 Sep

vivo en new brunswick, un lugar que no tiene nada de especial. no es ni ciudad ni campo: tiene lo peor de los dos. no muchos árboles, contaminación, poca gente, casi nada de tiendas, etc. encima, es caro! (pero eso, por culpa de nyc). la parte del campus (rugrats) tiene su encanto, aunque mínimo (le llega a los talones a princeton o a otra universidad así a lo howgarts).

el pueblo de al costado está algo mejor, hasta el nombre es más gracioso ‘highland park’, pero no es parque de atracciones, aburrido como nb, pero más seguro, más residencial, más árboles. se suele ver judíos ortodoxos por ahí, con sus sombreros tan bacanes. yo viví ahí mi primer año, pero sufría para ir a la universidad: tenía que caminar un montón para llegar al paradero y había que hacerlo con tiempo para no perder el bus (saben a lo que me refiero). así que en nb estoy mejor, aun cuando el paisaje no apetezca tanto, pero vamos, ni que viniera de una ciudad bonita.

hay un río que más o menos cruza por la frontera entre estos dos pueblos. se llama raritan. cuando llevé poesía en pregrado, leímos un poemario de eduardo chirinos, un poeta peruano. debo reconocer que me gustó. uno de los poemas es ‘raritan blues’, tardé en relacionar este poema con el río que veía todos los días. el poema sirvió para embellecerlo un poco. el nombre es pajita también, no?

Aquí no hay bulla ni miseria,
sólo un bosque de árboles mojados y cientos de ardillas
correteando vivaces o escarbando una nuez.
A lo lejos un puente
una interminable fila de automóviles retorna a sus hogares
y nubes balando ante un perro pastor y amarillo.
¿Eres tú quien camina en las riberas del Raritan?
Recuerdo un río triste y marrón donde las ratas
disputan su presa con los perros
y aburridos gallinazos espulgándose las plumas bajo el sol.
Ni bulla ni miseria.
El río fluye educado como en una tarjeta postal
y nos habla igual que hace siglos, congelándose y
descongelándose,
viendo crecer a sus orillas cabañas, iglesias, burdeles,
plantas refinadoras de petróleo.
Escucho el vasto rumor del Raritan, el silencio de los patos,
de los enormes gansos salvajes.
Han venido desde Ontario hasta New Brunswick,
con las primeras nieves volarán al sur.
Dicen que el río es la vida y el mar la muerte.
He aquí mi elegía:
un río es un río
y la muerte un asunto que no nos debe importar.

Eduardo Chirinos (Lima, 1960)

¿comprar zapatos o tener hijos?

5 Sep

lo primero, sin duda. si lo analizamos un poco, resulta menos inmoral. pero no voy a hablar acá de extincionismo ni nada de eso, ni de los mil argumentos que hay para ser antinatalista. este post será algo frívolo.

como no hay nada más frívolo que sex and the city, el título del post tiene que ver con un episodio que vi recientemente. se llama “a woman’s right to shoes”, en cuatro patadas: carrie va a una suerte de baby shower, y tiene que dejar sus zapatos en la entrada. cuando se retira, se da cuenta que alguien los ha cogido. son zapatos de diseñador que le costaron 485 dólares. la dueña de la casa ofrece pagárselos, pero al saber el precio se niega y le dice “no tengo por qué pagar tu estilo caro de vida”, a lo que carrie le responde que no fue su opción dejar los zapatos a la entrada y que ella también solía comprar zapatos caros; la dueña replica “sí, eso fue antes de tener una vida real: esposo, hijos, colegio, etc”.

carrie se siente humillada al inicio, pero luego se da cuenta que no solo es perfectamente válido y real no estar casada ni tener hijos, y querer gastar su plata en lo que quiera, sino que, además, ella ha gastado muchísimo dinero en regalos para esta amiga (compromiso, boda, showers, etc, etc.), con lo cual resulta súper injusto que nadie gaste en uno solo por ser soltera y sin hijos (‘hallmark doesn’t make a “congratulations you didn’t marry the wrong guy” card’, c. dixit).

esto me hizo pensar en algo de lo que siempre he renegado (entre tantas otras cosas): no hay nada más fresco y burgués que hacer una lista de novios o de showers!! no me malinterpreten, los regalos están bien, y seguramente, si alguien tiene una celebración de lo que sea, pues hasta da gusto dar obsequios a la gente que estimas. lo que me parece de mal gusto es hacerlo obligatorio via esas listas, con registro y todo (o sea, encima, te dan las opciones de las que debes escoger el regalo!). lo siento mucho pero siempre he pensado que si alguien quiere casarse y tener hijos, primero debería tener un buen presupuesto y no estar esperando a que el resto le arme la casa. por último, qué es tan importante como para asumir que la gente al toque te va a celebrar dándote regalos?? como dice carrie: “he gastado en regalos celebrando sus decisiones y ella no puede gastar en la mía?”.

aclaro que me parece absolutamente inmoral gastar más de 400 dólares en zapatos, pero creo que lo es menos que tener hijos (y esperar a que todo el mundo te regale algo). resulta más barato lo primero y, además, eleva el nivel de felicidad de quien los compra; tener hijos, al contrario, no solo agrega más sufrimiento al mundo, sino que también produce más gastos que muy bien se podrían emplear en ayudar a otros.

t

no me gustan las mayúsculas

5 Sep

pero este es el tema más decente que encontré. ya perdí las esperanzas de ser buena con las computadoras, así que tengo que conformarme con lo que buenamente me ofrece wordpress.

en fin, inicio nuevo blog que espero sea totalmente personal, es decir, escribir sobre lo que sea como sea.

t